INGLATERRA:  Janet Horrocks de 57 años y Jane Cunliffe de 35, impresionan cada vez que cuentan que se llevan 22 años de diferencia y  que encima son madre e hija.

Según cuentan, dicen que muchos no logran identificar quién es quién cuando esta junto a su hija. Janet que vive en Burnley (Inglaterra) empezó en el año 2001 a someterse a cirugías.

 Se ha gastado alrededor de 60.000 dólares y ahora dice que se parece a su hija de 35 años.

A la hija al comienzo le costó adaptarse al cambio de su madre, pero ya lo tiene asumido.

Comparte esta noticia en las redes sociales :
lunes, 28 de marzo de 2016